Nuevo Hotel Imperial (de playa)

El diseño y elaboración de este MOC ha demorado cerca de 18 meses.  La mayor dificultad al acometer este gran proyecto estribó en conseguir el tiempo necesario para desarrollarlo de forma constante. Hubo temporadas de mucha actividad intercalados con otros en lo que los ladrillos de LEGO ® sencillamente se llenaban de polvo. Pero finalmente, aquí está.

Uno de los requisitos autoimpuestos de este diseño es que respondiera a la idea de los set modulares de LEGO ®. Aunque este MOC no está pensado para complementar a ningún modelo de la marca, hay cierta belleza intrínseca en que siga la filosofía modular.

Así, cada parte del edificio, todas las alturas y cada cuerpo del inmueble, es un módulo separable construido con todo cuidado en sus detalles que constituye una unidad completa en sí misma. Más abajo se muestran todos los módulos y el detalle de la decoración interna de cada habitación (los muebles, paredes y suelos son siempre iguales; las mantas de las camas y las piezas sanitarias varían).

La idea original era construir algún edificio que rindiera tributo al art decó, un estilo arquitectónico que nos resulta fascinante. Pero según pasaba el tiempo llegó un momento en el que los desafíos logísticos que se presentaron obligaron a ser pragmáticos y fue inevitable elegir entre mantenerse fiel a la idea original, o al espíritu de esa idea. Al final, la decisión fue seguir el segundo camino.

Esto fue así, en parte, porque los ladrillos de LEGO ® dan el margen de actuación que dan, como sabe cualquier AFOL. Con imaginación puede ser mucho, es cierto, y cada vez más, pero es que su encanto deriva, precisamente, de que la mayoría de las piezas son cuadrados o rectangulares y hay que ser muy imaginativos para abordar un proyecto lleno de curvas. ¿Y qué es el art decó sin curvas?

Art decó y modernismo

Por lo tanto, hicimos otra concesión a la idea original (pero fiel a su espíritu), y optamos por diseñar un inmueble que celebrara el art decó, pero armonizándolo con el diseño modernista, una mezcla que, de hecho, se dio en la práctica.

Además, había que buscar una solución al diseño de ciertos elementos, como el ascensor. Si hay ascensores panorámicos en edificios originales art decó (o modernistas) es algo que desconocemos. Tras consultarlo durante un tiempo en libros de arquitectura y diversas web, llegamos al convencimiento de que esa tecnología fue posterior.

De todas formas, preferíamos incluirlo ya que estaba claro que se iba a tratar de un inmueble relativamente alto (al final, 12 niveles) y queríamos aprovechar esa altura para presumir de una cabina exterior que puede desplazarse de arriba abajo y que puede quedarse detenida en cualquier piso sin problema (como en efecto consiguió este MOC).

Así que, al final, en nuestro relato, este diseño es contemporáneo. Funde elementos de esos dos estilos, pero al ser un inmueble reciente, también puede contar con un elemento tecnológico de una época posterior, como es el ascensor panorámico.

Y de esa forma pudimos incluir ángulos suaves, esquinas curvadas y elementos redondeados del art decó con techos de mariposa, voladizos, formas estrambóticas, volúmenes en vilo y un diseño radical del modernismo.

Mondrian y Niemeyer

Asimismo, hemos incorporado un particular homenaje a Piet Mondrian y sus cuadros de colores para dar vistosidad a la fachada que da a la playa, compuesta por cuadrados en todos los colores (creemos que es así) de LEGO ®. Dicho sea de paso, también incorporamos un buen número de los elementos de temática playera de los set 60153 y 31063.

Con todo, el gran homenajeado es el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, uno de los grandes maestros del siglo XX (y XXI). En particular, este MOC incluye guiños a una de sus obras más reconocibles y reconocidas: Edificio Copan en Sao Paulo. Brasil, un impresionante proyecto comenzado en los años 50 que se completó en 1966. En concreto, hemos incluido referencias a sus vertiginosas escaleras y su fachada uniforme, pero desigualmente colorida.

Es el tercer gran MOC que llevamos a cabo, y el segundo que juega con la idea de un hotel de playa (el otro, Torre Playa, se puede ver aquí).

Por lo pronto, disfruten de esta maqueta que cuenta con un jardín frontal, entrada principal bajo techo, un impresionante mirador a la calle, recepción, venta de prensa y postales, restaurante, bodega, terraza cubierta, otras dos terrazas en el nivel de la piscina, discoteca, 24 habitaciones (16 dobles y ocho sencillas, todas con baño completo, armarios y TV), azotea ajardinada, ascensor panorámico y unas increíbles vistas a la playa porque está en primera línea, sobre la arena.

Pero no entres sin llamar, que igual sorprendes a algún huésped en el baño. Eso sí, si te dejan ver las habitaciones comprobarás que todas son del mismo tamaño y tienen la misma disposición, aunque los baños son de colores distintos (parece que el contratista no tenía baldosas ni piezas sanitarias iguales para todo el edificio, ejem) y cada una cuenta con una manta única y original en sus camas. Las dobles tienen terraza privada (los más afortunados, con vista al mar) y las sencillas cuentan con un ventanal panorámico a la playa.

¿Se puede pedir más? ¡Haz tu reserva ya, que estamos al 99% de ocupación!

Piscina, terrazas y paisajismo

También hay un guiño a un espectacular complejo de ocio: el Club Puerto Azul, en Venezuela, que se llevó a cabo más o menos en los mismos años. Este enorme balneario destaca por su cuidado paisajismo y el impresionante diseño arquitectónico de sus edificios. Se trata de una alusión a una de sus piscinas, que permite ver a los bañistas a través de una pared de cristal. En nuestro caso, la observación se hace desde el fondo de la misma, que sirve de techo a una terraza del edificio, una idea que guarda evidentes similitudes.

Aparte de las dos terrazas que rodean la piscina suspendida sobre la patio del restaurante Chez Albert (modelo 10243) de la planta baja -una idea estrafalaria que casa bien con las excentricidades de este tipo de arquitectura vibrante- la azotea del edificio es otro gran jardín con plantas y un paseo de losas circulares de distintos tamaños sobre el césped -presumiblemente artificial-. Destaca una enredadera que trepa sobre una estructura en esquina con bordes triangulares, en línea con muchos de los voladizos de las ventanas de la torre.

Además del restaurante, que está concurrido tanto dentro como en las mesas exteriores, la planta baja cuenta con la cocina del hotel en la que dos cocineros (¿Cuál será el chef?) parecen estar de bastante mal humor. ¡Y llevan cuchillos enormes! Las alacenas, que son altísimas, están repletas de frutas y otros alimentos, además de cubiertos. Los platos sucios se apilan en el fregadero mientras un pavo sale del horno. Hay una orden de helado y un zumo esperando a ser servidos. Además, también cuenta con una bodega de vinos que comparte espacio con el expositor de postres y la caja.

El ascensor: torre guía y cabina

Abajo pueden observarse dos aspectos distintos relacionados con el ascensor: la torre que le sirve de guía y la cabina propiamente. En cuanto a la torre, el equivalente del foso si lo hubiéramos construido de forma interna, a cada lado tiene forma de «T», que es el espacio en el que encaja la pieza de Technics (de siete orificios) que corona la parte alta de la cabina y también remata la inferior (de haber empleado una pieza normal sin contorno redondeado habría tropezado al subir o bajar, suponiendo que no quedara encajada directamente).

La parte alta de la torre se convierte también en el techo del tramo superior de las escaleras. Es lo más alto del edificio y marca la silueta del mismo desde lejos. Está coronado con un techo de mariposa de bases blancas por debajo, el mismo color de la torre y del resto de la estructura, y cubiertas grises por arriba, que le dan un aspecto lustroso. Entre sus dos pendientes se erige un capitel alargado que remarca la inclinación del techo. Se apoya sobre el remate curvado donde se detiene el ascensor que, a su vez, encaja en las partes externas de la guía de la cabina, elementos que acaban en una superposición de suaves curvas.

Un mecanismo simple

En cuanto a la cabina, aparte del uso del ladrillo ya comentado, cabe destacar la parte frontal, un saliente semicircular rematado por la pieza de «cristal» que lo convierte en panorámico, además de la cúpula (la misma pieza que sirve de ventana invertida sobre la entrada principal del edificio) y los ladrillos laterales, también panorámicos. Puede transportar cinco minifiguras.

El mecanismo que hace posible su movilidad y frenado es una cubierta de 8 x 1 que se desliza por la parte inferior. Hacia fuera, lo libera y permite que suba o baje. Hacia dentro, encaja en la pestaña que hay en la viga inferior del pasillo donde llega el ascensor. Para facilitar su manipulación, tiene un ladrillo redondo de 1 x 1 en el extremo exterior. El mecanismo es muy elegante: la barra apenas es perceptible.

Luz interior, puerta giratoria y otros detalles

El hall del hotel cuenta con un cartel que lo identifica (la cubierta del modelo 21017) y una lámpara reconocible (del Gran Hotel de Heartlake, modelo 41101), dos incorporaciones obligadas para este MOC. La puerta principal da acceso a tres áreas: el salida a la calle, la recepción del hotel y el patio del restaurante.

Para conseguir que diera a tres sitios de forma simultánea, la solución que encontramos fue hacerla circular (otra inspiración del modelo 41101). Está hecha con ladrillos traslúcidos en azul (como las puertas y ventanales de toda la parte inferior del edificio), lo que da vistosidad y luminosidad al conjunto.

Sobre la fachada exterior del hall hay una cubierta que sobresale de la pared: es el interruptor de la luz de la recepción (el ladrillo de iluminación no se aprecia desde fuera a menos que se active).

Y también vale la pena destacar los detalles de la discoteca del tercer nivel (segundo piso). El DJ tiene una pila de discos de vinilo en una esquina frente a la pista de baile donde hay dos altavoces negros. La gente ha ido dejando bebidas por aquí y por allí mientras una camarera sube una comanda de pollo por las escaleras desde la cocina. Una chica se divierte con los dardos mientras espera por su amigo, que ha ido al baño.

Pero para detalles, la cocina. Un pastel en el horno, los platos en el fregadero, una sartén al fuego con una tortita, los cereales en la despensa superior, los brick de leche y zumos, la zanahoria en el cajón inferior, el rodillo en otro, un perrito caliente ya listo sobre la encimera, y más cosas que puedes descubrir con atención. Es un espacio pequeño, pero muy divertido y completo.

Los detalles. El ensamblaje

Este MOC está lleno de pequeños (y no tan pequeños) detalles que lo hacen único. El diseño de las barandas de la entrada principal del hotel, la forma redondeada del mirador sobre la misma apoyado en un pilar esférico inspirado en el famoso Edificio Johnson Wax (del arquitecto Frank Lloyd Wright, del que hemos hablado ya en numerosa ocasiones) que, a la vez, es también su techo (realizado con los ladrillos separadores).

También está la cúpula esférica marmoleada -¡Atención a los seguidores de la línea Star Wars: esto se parece mucho a un monumento en honor al planeta Bespin! ;o) – En fin, descubre por ti mismo cada rincón del edificio, incluido los muebles de las habitaciones, inspirados también en los diseños del arquitecto Frank Lloyd Wright, o sus televisores retro.

MOC modular

Como explicamos antes, el MOC está diseñado bajo la filosofía modular. Esto significa que cada parte debe encajar con facilidad de forma estable, pero también que pueda desencajarse de manera segura. Una maqueta  de 12 alturas (unos 90 centímetros) tiene que ser sólido, o se vendrá abajo, pero tampoco queríamos un monolito indivisible.

La clave ha sido, por una parte, ensamblar cada nivel a través de cubiertas con espigas estratégicamente ubicadas (por lo general, dos en esquinas diametralmente opuestas) y en cuatro espigas verticales en las paredes limítrofes entre los dos bloques que conforman el edificio en las ocho alturas que ocupan las habitaciones para mantener la unidad y conseguir la necesaria estabilidad.